martes, 29 de junio de 2010

La Ética en la Psicología

El término ética muchas veces es usado incorrectamente, aunque en otras ocasiones no se pone en práctica y hasta se hace caso omiso de su existencia a pesar de conocerse su correcta definición. Pero en sí: ¿qué es la ética y quién lo determina?, la ética son todos aquellos patrones de conducta, las reglas y condiciones morales por las que se guía la sociedad; a través de las cuales se puede establecer las diferentes acciones de los individuos y se puede conocer si son aceptados o considerados desviados sociales. Muchas personas tienen un mal empleo de este término, la ética no solo se relaciona con lo escrito y profesional, la ética abarca desde el pensamiento hasta las acciones; sin importar que formen parte de lo cotidiano, el sentido de oponerse a la ética es la antitética, la cual surge a raíz de ir en contra de todo lo que atente contra las reglas morales establecidas por la sociedad. Desafortunadamente este hecho se ha ido expandiendo en todos los sentidos y la ética se está poniendo en entre dicho, ya que la conducta del hombre ha dejado mucho de qué hablar en estos últimos años. El entorno de la ética varía en el sentido de su relación con diferentes disciplinas, en el caso de la psicología ambas estudian los actos humanos, pero se diferencian en que la primera se basa en el estudio de cuán aceptable o no sea una acción según la moralidad establecida por la sociedad y la segunda se basa en explicar el acto, el por qué ocurre. Aún cuándo a simple vista ambos términos están relacionados son totalmente diferentes, la ética es la base y el sustento de la psicología. La ética es parte fundamental del ejercicio de la psicología y comienza desde que el individuo se va formando como psicólogo y se va cultivando con el paso de los años, en su proceso de formación; la ética forma parte no sólo de cada individuo sino de cada profesional en las distintas áreas en las que se puedan desempeñar. Cabe destacar que el papel fundamental de cada psicólogo es garantizar el bienestar de todas aquellas personas, grupos u organizaciones que requieran de servicios de esta índole, sin dejar atrás que dicha práctica debe estar dentro de los límites naturales de la Psicología. El ejercicio de la práctica debe estar ligada a un código ético y moral que posee cada psicólogo, su atención clínica no se debe ver influenciada o mejor dicho no puede basarse en fines de lucro, sino todo lo contrario, el psicólogo debe preocuparse por el bienestar de los individuos y evitar cualquier tipo de accidentes; cada psicólogo debe sustentar con documentos y títulos sus conocimientos. El objetivo principal de los códigos éticos en la psicología es proteger la práctica de los individuos de las personas y grupos que atienden; el ejercicio profesional del psicólogo, requiere de un compromiso personal de toda la vida; por lo que la posición de cada uno debe estar por encima de todos aquellos vicios que actualmente manipulan y envuelven a la sociedad, creando día a día individuos alienados, robots, máquinas de plástico que carecen de sentido común y afecto. Asimismo, parte del ejercicio del psicólogo debe ser defender aquellos roles que sólo a él le corresponden; en este sentido, en la actualidad se ha evidenciado un grave solapamiento entre las profesiones, es tarea del psicólogo no fomentar o permitir que otros profesionales no capacitados para tal fin desempeñen tareas que sólo le corresponden a él dada su formación. Este tipo de prácticas se dan en todo tipo de contextos; por ejemplo, cuando a otros profesionales se les pone la tarea de administrar pruebas psicológicas ya sea para selección o evaluación de personal. Si bien es cierto que profesionales como los psiquiátras comparten una amplia gama de conocimientos con los psicólogos acerca de la psique humana, también es cierto que sólo ellos pueden medicar; y por lo tanto, sólo los psicólogos se encuentran capacitados para administrar pruebas psicológicas. Finalmente, podemos concluir que la ética profesional se hace crucial para el ejercicio pleno de la psicología, por tratarse de una disciplina en la cual se es responsable, en gran parte, del bienestar psicológico de las personas con las que se trata, así como por las implicaciones del manejo directo de tópicos tan delicados de la vida íntima de dichas personas para el que se encuentran capacitados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada